Bodega Pirineos (Grupo Barbadillo) celebra su 25º aniversario manteniendo su liderazgo dentro de la D.O. Somontano.

El acto principal  se desarrolla en la sede de las Cortes de Aragón, en el Palacio de la Aljafería  y cuenta con la presencia de los consejeros de Vertebración Territorial, José Luis Soro y de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona; diversas autoridades de Aragón; de la provincia de Huesca; comarca de Somontano; ayuntamiento de Barbastro y de Alquézar y representantes de la D.O. Somontano y de sus bodegas. Todos ellos arropados por el presidente del Grupo Barbadillo, Manuel Barbadillo, junto a diferentes cargos del grupo Barbadillo.

Bodega Pirineos nace en 1993, fruto de la voluntad y del esfuerzo de muchas personas, entre ellas, centenares de viticultores que siguen creyendo en la potencialidad del territorio pero también gracias al buen entendimiento de varios agentes económicos que, impulsados por el Gobierno de Aragón hacen posible las inversiones necesarias, tanto en equipos como en personas, para empezar a configurar la realidad que es hoy Bodega Pirineos.

Desde sus inicios Bodega Pirineos se ha caracterizado por la mejora continua, por ser referente de calidad y honestidad en su gestión habiendo obtenido numerosos reconocimientos por ello, tanto a nivel autonómico como desde una perspectiva nacional. Ejemplo de ello son el sello a la excelencia empresarial de Aragón otorgado por el Gobierno de Aragón o el Premio a la mejor empresa agroalimentaria concedido por el Ministerio de Agricultura.

En el año 2007, el Grupo Barbadillo adquiere la mayoría de capital de Bodega Pirineos compartiendo muchos de los valores que la constituyen sobre todo el respeto por la viticultura, el saber hacer, la tradición pero también la firme apuesta por la innovación como base de futuro y desarrollo.

La entrada de Bodega Pirineos en el grupo Barbadillo supone dotar al grupo de mayor dimensión y ampliación de portfolio pudiéndose alcanzar sinergias tanto en el mercado nacional como en el internacional.

Bodega Pirineos supone actualmente el 20% de la D.O. Somontano, una denominación que actualmente componen 30 bodegas y, desde sus inicios ha sido referente de la misma, gracias a su viñedo, el  más tradicional y diverso de la denominación de origen, con 200 viticultores, 700 parcelas en 15 poblaciones distintas, bien por su cuidado y respeto por las variedades autóctonas, bien por su fuerte apuesta por la innovación y diferenciación como base de desarrollo y por supuesto ha sido referencia por la calidad de su vinos, destacando el reserva Señorío de Lazán que fue no sólo el primer vino referente y estandarte de calidad de la zona sino de los primeros de Aragón.

Hoy destacan otras marcas como Alquézar, Pirineos, Marboré o 3404, referencias todas ellas del territorio, muy reconocidas en el ámbito nacional e internacional.

Bodega Pirineos factura 6,8 millones de euros, el 30% de los cuales corresponden al mercado de exportación estando presente en más de 20 países entre Europa, América y Asia.

25 años elaborando Pirineos y haciendo Somontano, no dejando de aprender de esta zona de la que estamos sólo empezando a conocer por su reciente creación como D.O. y que en cada vendimia nos sorprende y muestra su gran potencial.

Un territorio rico en gentes, viticultura y vino pero también rico en gastronomía y paisajes. Fruto de ello es el reconocimiento este 2018 de Somontano como territorio gastronómico de Aragón.

Reconocimientos “Haciendo Pirineos”

En el transcurso del acto institucional, Bodega Pirineos entrega los primeros reconocimientos HACIENDO PIRINEOS que premian la inmensa labor de personas e instituciones que han trabajado duro estos años en pro de la vitivinícultura, de la enología, del desarrollo del territorio y del tejido social.

Estos galardones suponen un reconocimiento a las personas, trabajadores que sin descanso apuestan con cariño por Somontano y al apoyo de las instituciones que llevan 25 años haciendo Somontano.

En reconocimiento a la trayectoria y futuro de la viticultura, haciendo Somontano, HACIENDO PIRINEOS reconoce el trabajo de Jesús Arasanz, como un ejemplo en el día a día de la vitivinicultura tan característica de Somontano.

En reconocimiento al desarrollo del territorio, en este caso unido a una de las marcas de vino más emblemáticas de Bodega Pirineos, se le premia el trabajo a Mariano Altemir, alcalde de Alquézar. Localidad que le da nombre al rosado con más chispa de Somontano, Alquézar Rosado al que Mariano siempre ha tenido una devoción especial.

En reconocimiento a la contribución enológica, haciendo Somontano, HACIENDO PIRINEOS reconoce el trabajo de Jesús Astrain, enólogo de Bodega Pirineos. Astrain es el enólogo de Somontano con más trayectoria y conocimiento de la zona con 30 vendimias.

Asimismo, Pirineos agradece el apoyo institucional al Gobierno de Aragón y a las Cortes de Aragón por su vinculación estos años y por el apoyo prestado cuando se le ha requerido.

 

Los comentarios están cerrados

A %d blogueros les gusta esto: