El delegado municipal de Urbanismo y Turismo de la localidad sevillana de Cazalla de la Sierra, Francisco Antonio García, y la diputada provincial de Cultura, Rocío Sutil, han inaugurado hace unos días, en la Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla, la exposición ‘El Aguardiente y sus imágenes: un siglo de ilustraciones’,.

Una colección de treinta y una ilustraciones de carteles y etiquetas publicitarias de los anisados cazalleros, con los que se puede ver la evolución en la manera de publicitar al gran público este producto, desde finales del siglo XIX hasta el último cuarto del siglo XX.

Esta muestra, que se podrá visitar en el Patio del Organismo hasta el próximo día 11 de noviembre, se trasladará posteriormente al Centro del Aguardiente de Cazalla de la Sierra, del que formará parte como exposición permanente.

El cartelismo comercial y político adquirió un gran desarrollo en España en el siglo XIX, un auge al que no fueron ajenos los fabricantes de aguardientes anisados de Cazalla de la Sierra, con una prolífica actividad publicitaria a través de carteles y etiquetas, algunas de ellas recogidas en esta muestra, que es una idea original del Salvador Jiménez, estudioso local de esta actividad, que la promueve en colaboración con el Espacio FC3, Centro del Aguardiente de Cazalla, Turnature y el apoyo del Ayuntamiento.

Jiménez Cubero, autor del libro ‘Cazalla de la Sierra, el país del aguardiente’, publicado en 2015 y premiado en 2016 por la Asociación Provincial Sevillana de Cronistas e Investigadores Locales como la mejor obra de investigación local, es un experto en la materia y coleccionista de etiquetas de este licor, que tanta fama ha dado a Cazalla de la Sierra, con hasta 67 fábricas de aguardiente localizadas en su caso urbano, y algunas más situadas en haciendas y lagares, en el siglo XIX.

La exposición ‘El aguardiente y sus imágenes’ es una continuación de esta investigación, que pretende poner en valor una industria que ha caracterizado de esta forma tan singular a este municipio de la Sierra Morena sevillana, hasta el punto de hacerlo mundialmente conocido.

Una exposición que sorprende por la calidad artística de los carteles, muchos de ellos firmados por afamados cartelistas de la época, con una significativa variedad temática y de estilos, desde la máxima sobriedad hasta la exuberancia de los colores.

Los comentarios están cerrados

A %d blogueros les gusta esto: