Turismo y Viajes

La mejor compañía es la familia

Reírse, relajarse y regalarse un verano excepcional es posible en el Balneario el Raposo.

Es verano y las vacaciones ya están aquí.

Disfrutar de un lugar sin preocupaciones puede antojarse complicado para las familias por la eterna pregunta ¿dónde puedo ir para que mis hijos lo pasen bien, puedan jugar y yo pueda descansar?

Balneario el Raposo, en Extremadura

El recinto termal de aguas mineromedicinales es perfecto para que los padres dejen a un lado el estrés diario con su propuesta de tratamientos relajantes mientras que los más pequeños de la casa disponen de 30.000 metros cuadrados de naturaleza en la que desfogarse.

Además, los niños podrán sentir el cabello al viento al deslizarse por la tirolina, tirar con arco o bañarse en una piscina climatizada con las propuestas de este centro termal que está pensado para que durante las vacaciones toda la familia pueda divertirse con tranquilidad.

El sueño de todas las familias es poder vivir las vacaciones sin preocupaciones y con todo el mundo pudiendo disfrutar del verano. Mientras los mayores quieren desconectar de la ajetreada vida laboral, los pequeños solo piensan en jugar y disfrutar del verano entre piscinas y actividades de todo tipo. Por eso en el Balneario el Raposo, en Puebla de Sancho Pérez, en Badajoz el centro complementa su habitual oferta de tratamientos poniendo a disposición de las familias que lo visiten su ‘campamento de verano’, para que nadie se quede sin sus vacaciones.

Con un servicio atento en todo momento a las necesidades de los termalistas, en este increíble balneario hay opciones para todos. Mientras los papás disfrutan del circuito termal, con sus lodos naturales, en las bañeras de hidromasaje o simplemente buscan relajarse entre envolturas de chocolate o masajes de seda, los más pequeños de la casa tendrán una agenda muy apretada de 8 a 15 de la tarde.

‘Raposín’

Recibidos por ‘Raposín’, la mascota del centro termal que interactúa con los niños, podrán disfrutar de juegos por equipos, montar en bicicleta, saltar en la cama elástica, realizar rutas de senderismo, tiro con arco, escalar en el rocódromo o disfrutar de la tirolina son algunas de las propuestas que ofrece el Balneario el Raposo.

Con monitores especializados que estarán pendientes en todo momento, los niños entre dos años y medio y catorce podrán vivir este campamento de verano durante el día por semanas o por meses en junio, julio, agosto o septiembre y disfrutar de los magníficos jardines exteriores de 30.000 metros cuadrados. El centro además se encuentra completamente remodelado y está unido al hotel certificado con la Q de calidad y la ISO 14001.

Un espacio único para saborear, sin remordimientos, la despensa extremeña en Tierra de Barros en la que no puede faltar el jamón ibérico. Para que nadie se quede sin vacaciones disfruta del Balneario el Raposo. Tu verano sin preocupaciones te está esperando.

Los comentarios están cerrados

A %d blogueros les gusta esto: