El restaurante ‘María de la O’, situado en Granada capital, acoge, desde el pasado jueves y hasta el domingo, la auténtica fiesta de la cerveza Oktoberfest.

En esta fiesta además de disfrutar de un ambiente divertido y distendido, el comensal también tendrá la oportunidad de probar un menú degustación maridado con cervezas artesanales.

Fiesta Oktoberfest

Así, para esta ocasión especial, el chef Chechu González propone diferentes recetas y cervezas variopintas con las que sorprender. Para comenzar, ‘Niguiri con Berenjena, Comino y Huevo’ acompañado de la cerveza Hoegarden – Witbier; así como un ‘Tartar de Salmón con Sorbete de Aguacate’ con Comandante Mango – Berliner Weisse.

Para continuar, González apuesta por diferentes carnes e ingredientes de la huerta. Un ‘Canelon de Pato y Setas con Foie a la Sal’ maridado con Lindemans – Kriek Lambic; ‘Codillo de Cerdo con Salsa de Mole Negro y Piña a la Parrilla’ con la cerveza A mamá ni pío – American IPA o un ‘Solomillo de Ternera Blanca con Salsa de Cerezas’ degustado con Chimay – Belgian Dubbel.

Para terminar, dos postres a base de frutas con toques ácidos. De un lado, ‘Crumble con Sorbete de Manzana Ácida y Manzana de Remolacha’ maridado con Proyecto Barrica – Barley Wine y, de otro lado, ‘Choco piña y Cilantro’ con Naparbier Pumkin Tzar – Imperial Stout.

‘Gastronomía con criterio’

La oferta gastronómica que presenta ‘María de la O’ se basa en un concepto que al chef le gusta denominarlo ‘Gastronomía con criterio’.

Esta es un avance en la llamada cocina creativa, con un gran trabajo de documentación y estudio de cada uno de los ingredientes que conforman los platos de la carta.

El restaurante ‘María de la O’ es un Carmen, una finca típica de los barrios históricos de Granada herederas de los huertos de deleite que poseían los árabes granadinos en los contornos de la ciudad.

En la actualidad, son jardines domésticos que mantienen esa vieja tradición de retiro placentero para sus propietarios.

El edificio noble dispone de dos plantas y sótano, donde se sitúan la zona de gastrobar y el restaurante a la carta, así como una terraza con espectaculares vistas.

El exterior del restaurante recrea en su decoración ese concepto de ‘retiro placentero’ con sombra vegetal, emparrados en pérgolas, maceteros e incluso alguna lámina de agua.

Todo lo necesario para que la visita se convierta “una auténtica experiencia” y que se completa al tomarse un aperitivo, almorzar o la copa posterior.

Los comentarios están cerrados

A %d blogueros les gusta esto: