Llevamos tanto tiempo hablando de la importancia del limpiador facial que poco o nada queda por añadir que no se haya dicho ya. Recapitulando: que hay que utilizarlo todos los días. Obligatoriamente por la noche, pero idealmente también por la mañana, como primer paso de tu rutina de cuidado; que sin su presencia el resto de cosméticos nunca tendrá el mismo efecto en nuestra piel y que se trata de un paso clave, tanto para prevenir la aparición de granitos como para mantener a raya el exceso de sebo, los puntos negros y las pequeñas imperfecciones del rostro. Casi nada. ¿Y en el apartado de peticiones? Dos súper importantes (por ser la más comunes), que su formato sea de nuestro agrado y que no reseque en exceso ni irrite nuestro rostro; un detalle este último por el que el Wild Lavender Moisturizing Cleansing Foam de Ambia se ha convertido en nuestro nuevo limpiador facial favorito.

¿Desmaquillante? No, es un limpiador. ¿Textura? En espuma, cremosa aunque a la vez muy ligera. ¿Aroma? Muy sutil pero muy agradable, pues nos recuerda que lo que nos estamos aplicando en la cara nos va dejar la piel limpia. ¿Reseca la piel tras su uso? Más bien todo lo contrario, la deja hidratada y nada tirante después de la limpieza de la mañana y de la noche.

Este limpiador no solo elimina los restos de maquillaje y suciedad, sino que gracias a su formulación también hidrata y suaviza la piel - Gastronomía y Moda
Wild Lavender Moisturizing Cleansing Foam. PVP: 32,40€

El limpiador Wild Lavender Moisturizing Cleansing Foam de la firma Ambia no solo elimina los restos de maquillaje y suciedad sin resecar la piel, sino que gracias a su formulación con Agascalm la hidrata y la suaviza, consiguiendo unos resultados extraordinarios El Agascalm es un activo de gran poder antiinflamatorio obtenido de la planta mexicana Agastache que interfiere los mecanismos bioquímicos que relacionan el estrés psicológico con el deterioro de la piel. Disminuye las rojeces, hidrata, devuelve la luminosidad y unifica el tono. Además, contiene lavanda y ortiga blanca para regular el exceso de sebo, en especial en pieles grasas y con tendencia acneica, y ayudar a proteger el rostro de agresores externos.

Pero aquí no acaba todo, porque la fórmula de este limpiador facial la completa uno de nuestros componentes favoritos y gran aliado de la hidratación cutánea, el aloe vera. Otro punto a favor es que es no comedogénico, por lo que evita la obstrucción de los poros y la acumulación de toxinas, resultando especialmente eficaz contra los siempre molestos puntos negros.

Publicaciones relacionadas: Todos los beneficios del tónico que no sabías y que van a convertirlo en el protagonista de tu rutina de belleza.

No se puede comentar.