La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía está realizando una campaña de inspecciones con el objetivo de comprobar la seguridad y el correcto etiquetado de disfraces, caretas, máscaras y otros productos similares dirigidos a la población infantil.

Esta campaña, que se desarrollará a lo largo del año, supondrá la realización de alrededor de 145 inspecciones del etiquetado de estos productos, que se intensifican en estas fechas con motivo de la celebración de los carnavales, y más adelante con la festividad de Halloween, cuando se incrementa la compra de este tipo de productos.

Los controles serán realizados por el personal inspector de los servicios provinciales de Consumo de la Junta de Andalucía, y se llevarán a cabo en todo tipo de establecimientos en los que se venden estos artículos, con especial atención a las tiendas de precio reducido y bazares.

Durante los controles, comprobarán que los productos a la venta cumplen con los requisitos básicos y generales de información, controlando su correcto etiquetado, y tomarán muestras de los mismos para su envío a un laboratorio en el que se realizan controles y análisis para comprobar la seguridad de los artículos a la venta.

En el caso de que se detecten irregularidades en los artículos que puedan afectar a la seguridad de las personas, se valora el riesgo y, en caso necesario, se incluye el producto afectado en la Red de Alerta de Productos de Consumo, un sistema de intercambio rápido de información que funciona a nivel europeo y cuyo objetivo es detectar de la manera más ágil posible artículos inseguros, con la finalidad de poder adoptar medidas que impidan la comercialización de estos productos, ya sea a través de la inmovilización o la destrucción de los mismos.

Tanto en el caso anterior como si se detectan irregularidades de tipo informativo, como, por ejemplo, que el etiquetado no esté en castellano, se remiten las actuaciones al departamento correspondiente para el inicio del oportuno procedimiento sancionador.

Balance campaña de inspección 2017

En la campaña de inspección realizada el pasado año sobre este tipo de productos se llevaron a cabo 168 actuaciones de control con un total de 78 actas positivas, es decir, que se detectaron irregularidades en el 46% de los casos.

Entre las principales irregularidades detectadas se encuentran las relacionadas con un etiquetado incorrecto, entre otras cuestiones, por no poder identificar claramente a la empresa responsable del producto, presentar el marcado CE o el símbolo gráfico de delimitación de la edad de uso recomendada con un formato incorrecto, o no concretar el peligro específico por el que se indica una precaución.

En cuanto al análisis de la seguridad de los productos en el laboratorio, se tomaron 50 muestras, de las que siete mostraron algún problema de seguridad, lo que supone un 14%. Estos artículos han sido notificados a la Red de Alerta de Productos de Consumo para proceder a su retirada del mercado, y se han iniciado expedientes sancionadores por un importe superior a 34.000 euros.

Estos productos son una bufanda de plumas de la marca Re-star, una peluca de princesa en forma de trenza rubia de la marca Fiesta Brillante, un conjunto de cejas y bigote de la marca Party Freak, una barba postiza de la marca Moustache Party, una barba canosa de la marca Guirca, un conjunto de barbilla, cejas y bigote postizos “HUMO´STACHE” sin marca, y la máscara “Halloween costume” de la marca WST.

Recomendaciones para la compra de disfraces

Consumo recomienda a la ciudadanía tomar una serie de precauciones a la hora de adquirir estos productos, como leer siempre con detenimiento la etiqueta y las instrucciones de uso, que deben estar en castellano, y prestar especial atención a los consejos de uso y advertencias de seguridad.

Además, se ha de tener en cuenta que los productos destinados a ser utilizados por personas menores de 14 años y que se comercialicen en la Unión Europea deben llevar el denominado marcado CE, ya que tienen la consideración de juguetes. Esta marca indica que el fabricante del producto asegura que cumple la normativa establecida por la Unión Europea y que ha pasado todas las pruebas técnicas necesarias para su seguridad.

En el caso de las máscaras, es importante comprobar que cuentan con suficientes orificios de ventilación, para evitar riesgo de asfixia.

En cuanto a los productos de maquillaje, hay que revisar detenidamente sus componentes, así como la fecha de caducidad antes de utilizarlos para evitar posibles reacciones alérgicas. Por otra parte, hay que deshacerse de los plásticos y envoltorios de estos productos, ya que pueden resultar peligrosos.

Si se opta por realizar las compras por Internet, es conveniente elegir páginas seguras para realizar la adquisición, para lo que se debe comprobar que en la dirección aparece ‘https’ en lugar del ‘http’ habitual, o que aparece en la pantalla un candado cerrado o una llave entera, que son indicadores de que el sitio web utiliza tecnología especial para proteger los números de las tarjetas de crédito, así como la información transmitida.

Ante cualquier duda o consulta sobre este tema se puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página webwww.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es o del perfil de Twitter @consumoresponde.

Los comentarios están cerrados

A %d blogueros les gusta esto: