Moda

De procuradora a florista

Chari es una emprendedora que dejó su profesión para crear su propio negocio dedicado a hacer arreglos florales con flores preservadas

Esta pandemia mundial que nos has llevado a todos a casa a refugiarnos de un virus, invisible a nuestros ojos incrédulos, nos situará cuando salgamos, ante un mundo diferente, una sociedad con otras necesidades y prioridades.

Algunos se quedarán con el alma rota, otros solo pensando que sus bolsillos están más vacíos, muchos que, sin verse en ninguna de las dos situaciones anteriores, solo tendrán quejas y en ella se quedarán para la eternidad y otros muchos con mil ideas innovadoras y mucho más humanizadas, dispuestos a reinventarse, para poner sus dones al servicio de los demás.

Chari Periañez quiere ser de estos últimos y está convencida de que puede ayudar mucho, desde su empresa de flores preservadas Isabelablu cuenta el por qué y el cómo de su giro.

De procuradora a florista - Gastronomía y Moda

Isabelablu

Cuando terminó la Licenciatura en Derecho por la Universidad de Sevilla en el año 1996 y después de un periodo de prácticas, se colegió como Procuradora de los Tribunales en Sevilla. Entonces abrió su propio despacho, y tras mucho esfuerzo y constancia fue creando su cartera de clientes e ingresos que le permitían llevar una vida independiente y acorde a su estilo de vida.

Pero con el paso de los años la ¨procura¨ le fue pesando, no tanto por lo sacrificado de la profesión, que también, cómo por la evolución que la misma fue tomando, debido a la digitalización de la Justicia, así como su propia evolución y crecimiento personal. Cuando se quiso dar cuenta de hasta qué punto le estaba afectando, su salud ya se estaba viendo amenazada, y tanto su estado emocional como su estado físico, empezaban a mermarse.

Bajar al barro y sentir una oscuridad tremenda, le llevaron una y otra vez a repasar su niñez y empezó a sacar del lodo, recuerdos de lo que soñaba cuando niña, con lo que disfrutaba en su adolescencia y recordó que ella no quería estudiar Derecho. Le apasionaba crear ambientes agradables, la decoración, crear cosas con sus manos, y las personas, aprender de ellas, escuchar y dialogar.

Hace dos años, emprendió de nuevo, decidió intentarlo, no se quería rendir a sentir esa frustración y fatiga diaria al acudir a los Juzgados. Aquello ya, no era para ella. En una noche de desvelo nació Isabelablu, una empresa de decoración de eventos.

Durante un año compaginó la Procura con la Decoración de eventos. También puso en marcha otro proyecto apasionante Ex-cenario que consistía en recibir en su casa los viernes por la noche, a un invitado Experto en una materia, con un tema previamente anunciado, al que se podían apuntar hasta 20 personas interesadas, en torno a una cena exquisita, en un ambiente íntimo y agradable y donde el respeto y la conversación eran los grandes protagonistas… como las antiguas tertulias en casa. Pero no terminaba de encontrar su lugar… hasta que las flores preservadas se cruzaron en su camino.

Las descubrió buscando soluciones sostenibles y duraderas para sus decoraciones y las flores la encontraron a ella.
Cuando ya tenía decidido dejar definitivamente de ser Procuradora, y apostar por lo que le gustaba hacer, la lacra del cáncer entró en su casa, su marido enfermó, se tenía que someter a una arriesgada operación cerebral. Sus sueños podían esperar, la Salud no. Y ya no hablo del cáncer sino de su propia salud mental. Tres trabajos, procuradora, decoradora y los viernes “Excenario”, madre, hija, esposa y ahora también “cuidadora”. Tocaba arrimar el hombro al despacho de su marido, también procurador, estar en casa con él y con las niñas y entre médicos.

No puede negar que fuera muy duro. Tenía que tomar decisiones importantes, y las tomó. Lo dejó todo menos seguir siendo Procuradora. Había peleado ante las miradas incrédulas de todos aquellos que no creían en su cambio y había trabajado sobre todo contra sus propias creencias limitantes, aquellas que la educación de nuestros padres y la sociedad nos graban a fuego y especialmente a las mujeres. Pero cuando encontraba un rato se ponía a hacer arreglos con sus flores preservadas y cuando se daba cuenta, habían pasado horas, en las que su mente solo pensaba en mezclar colores y buscar volúmenes, y terminar un arreglo y observar su propia creación era la mayor satisfacción del día.

La operación fue un éxito y el tratamiento va de perlas, principalmente porque el enfermo es un super héroe, pero cuando nos confinaron en casa, después de dos días en shock, lo vio claro, ahora era el momento de darse de baja como Procuradora de los Tribunales, y así lo hizo. La vida le ponía un tiempo precioso por delante para invertirlo en su futuro. Era el momento de desaprender, de cuestionar sus creencias.

Entendió que ahora más que nunca tenía que dejar el pasado atrás y ser honesta consigo misma, abandonar de una vez las excusas, sin importarle que pensaran los demás. Entendió que este mundo le iba a necesitar más motivada que nunca, que no había de moverle el miedo sino la confianza en sí misma, poniendo sus dones al servicio de los demás, ofreciendo lo mejor y más auténtico que tenía.

Entendió que la vida es cambio, a pesar de lo que la sociedad diga en contra, o la educación que hemos recibido, que “lo correcto” es mantener nuestros trabajos por siempre jamás, así nos mantenga amargados de por vida, y que capa a capa va sepultando nuestro verdadero talento.

Entendió que no estaba siendo egoísta sino auténtica y que nunca encontraría el cliente ideal, si no era para ella misma, la persona ideal. Y entendió que podía inspirar a otros, llevando sus flores a los hogares, a las oficinas, a los comercios, a los eventos… y con ellas provocar emociones, y sacudir almas de la catarsis, a través de Isabelablu.

De procuradora a florista - Gastronomía y Moda

Sobre Isabelablu

Isabelablu es mucho más que flores preservadas. Inspira un estilo de “vida slow”, desde la calma, desde la conexión con la esencia de cada persona. Elabora arreglos florales que dicen sin palabras, que provocan emociones, que conecta con los sentimientos que perduran. Sus flores evocan una ventana abierta al campo e invita a vivir siguiendo el rimo de la naturaleza, que lleva su propia dinámica, que nadie la empuja, la juzga o la compara y aun así el resultado es bellísimo.

De procuradora a florista - Gastronomía y Moda
Cuenta en Instagram de Isabelablu.

Las flores y plantas preservadas son naturales y se mantienen en un estado óptimo de floración durante años, porque una vez cortadas y secas, se le somete a un proceso de preservación a base de producto 100% orgánico y biodegradable que sustituye la savia y el agua perdidas, siendo así rehidratadas. Manteniendo el olor y el color natural, sin apenas mantenimiento.

De procuradora a florista - Gastronomía y Moda

Los comentarios están cerrados

Abrir chat
1
Hola 👏🏻 ¿En qué puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: