Publica tu contenido en gastronomía y moda

Cuidar la piel en primavera y verano no es una decisión opcional, es la regla número uno a la que hacen referencia dermátologos y farmacéuticos. La piel es el órgano más grande del cuerpo y de su buen rendimiento y estado de salud depende el nuestro. Los daños que puedan producirse durante esta estación del año, pueden evitarse siguiendo una rutina de belleza adecuada y empleando productos aptos para todo tipo de pieles (sensibles, mixtas, secas, normales), que no la irriten ni la dejen desprotegida. Mónica Nieto, farmacéutica y creadora de Alevoo, nos explica cómo cuidar la piel en primavera y verano, para hacer frente a la aparición de manchas y arrugas, derivadas de la exposición solar, las quemaduras y la deshidratación.

Factores a tener en cuenta para cuidar la piel

Antes de adentrarnos en esos consejos para esta estación del año, es importante destacar que no se debe demonizar al sol. De él conseguimos la dosis de vitamina D que necesita nuestro cuerpo, también es capaz de ayudar en la activación de las defensas y el fortalecimiento de nuestros huesos. Pero, como todo, debe apreciarse en su justa medida, puesto que la radiación ultravioleta sigue estando ahí y debe tenerse muy presente durante estos meses.

“Para nosotras lo más importante es tener una piel sana, hidratada y luminosa durante todo el año”, introduce Mónica, farmacéutica y fundadora de Alevoo. Con la llegada de la primavera, el aumento de las temperaturas y el sol aumentan el número de factores peligrosos con la piel: “El primero que se nos viene a todos a la cabeza es una mayor exposición solar, bien sea en la calle, en la playa, en la piscina, en la montaña, en una terracita…”. Explica Mónica, además, que esta exposición al sol produce una mayor sequedad y deshidratación de la piel, que se une al uso reiterado de fotoprotectores que, en muchas ocasiones, resultan oclusivos y no dejan respirar la piel, por lo que la ensucian.

El exceso de sudoración se suma a la lista y es responsable de generar un número mayor de toxinas que dan lugar a brillos e imperfecciones en la piel. Mientras que el el agua del mar y los cloros de las piscinas también son dos de esos agentes externos dañinos, puntualiza Mónica. ¿Cómo hacer frente a ello? A través de la prevención. Más allá de beber abundante agua, evitar la exposición solar en las horas centrales del día, protegerse del calor o mantener una alimentación saludable, existen otros pasos, en la rutina diaria, a tener en cuenta.

Una rutina de belleza ecológica para cuidar la piel

“En estas épocas del año en las que cambian las temperaturas debemos aumentar la frecuencia de limpieza y de hidratación y nutrición de la piel, mejor con cosméticos ecológicos”, indica. Puesto que, la limpieza es siempre el paso más importante y debe hacerse sin dañar su barrera protectora, la microbiota. “Creemos fundamental utilizar un jabón artesano. El nuestro posee propiedades antisépticas y emolientes. Limpia y cuida la piel dejándola hidratada y suave”.

El siguiente paso, en palabras de Mónica, es la aplicación de un sérum rico en antioxidantes, vitamina E y extractos naturales, con acción antimanchas y antiedad (como el de Alevoo). “A continuación, aplicamos el contorno de ojos, proporcionando a esta zona, tan fina y delicada, la hidratación que necesita, con el fin de que disminuya la inflamación y congestión producida por el exceso de exposición a los agentes externos”. Por último, el punto final de la rutina lo pondría la crema de día o de noche, según corresponda.

Ingredientes para una piel luminosa

Para cuidar la piel en estas dos estaciones del año es imprescindible dar con los ingredientes que enriquecen la cosmética que posteriormente recubrirá este gran órgano. Conocerlos permite poner en valor la cosmética ecológica, cruelty-free, española y, sobre todo, eficaz. Los productos de belleza de origen natural son igual de efectivos que los convencionales y menos agresivos con la piel.

  • “Nuestro AOVE ecológico, rico en vitamina E y antioxidantes naturales, que proporciona propiedades antiinflamatorias y emolientes”, apunta Mónica.
  • “Ácido hialurónico en distintos pesos moleculares, para hidratar la piel desde el interior”.
  • “Potentes activos naturales que nutren y regeneran nuestra piel estimulando la síntesis de colágeno y elástica”.

A todos esos ingredientes indispensables para el cuidado de la piel, se suman otras ventajas que hacen de la cosmética Alevoo una opción que debe probarse al menos una vez en la vida. Sus propiedades reparativas, purificantes y relajantes; su textura ligera de fácil absorción; su aroma fresco; la ausencia de parabenos, ftalatos, fenoxietanol, colorantes o fragancias; y su carácter cruelty-free y sostenible son solo algunos de esos puntos fuertes a destacar. ¿Lo mejor? Están elaborados con aceite de oliva virgen extra ecológico con denominación de origen protegida (DOP) Sierra de Cazorla y certificado por el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE).

Publicaciones relacionadas: Alevoo – Gastronomía y Moda.

No se puede comentar.