Belleza y Salud

Día Mundial de los Océanos: Esta protección solar de filtro físico NO contamina el fondo marino

Puede que estés usando una protección solar que dañe la fauna marina e incluso que estés exponiendo tu piel a componentes tóxicos con efectos nocivos. Te explicamos las diferencias entre la protección solar con filtro físico (natural) y químico para que puedas elegir este verano una protección sin elementos perjudiciales para tu piel, ni para tu entorno

“A pesar de llevar una protección solar alta, hay que tomar el sol con prudencia”. Son palabras de la doctora Alejandra Olmo, médico estético que, como tantos otros especialistas, advierte de los riesgos a la exposición al sol. “Por mucho que usemos cremas con un SPF elevado, la protección no es total y la sobre-exposición se convierte en un peligro para la salud.

Lo mejor es protegerse de las radiaciones solares durante las horas centrales del día y extremar las precauciones”, advierte la doctora. A pesar de las recomendaciones, como cada verano, con la llegada del buen tiempo deseamos tener una piel más bronceada, con un tono más dorado y luminoso, algo que en muchas ocasiones puede generar efectos contraindicados para nuestra piel.

El uso de cremas de protección solar se convierte en una medida de precaución imprescindible en nuestras rutinas de belleza. Y es importante hacerlo con solares que protejan tanto de los rayos UVA, responsables del envejecimiento de la piel, como de los UVB, los causantes de las quemaduras. Ambas radiaciones, afirman los expertos, pueden llegar a ocasionar la aparición de marcas, quemaduras e incluso, con una exposición sostenida sin la protección adecuada, pueden ocasionar la aparición de células cancerígenas.

Gastronomía y Moda by Mónica Sánchez del Monte

Nadie cuestiona que hay que protegerse, sin embargo, hay mucho desconocimiento acerca de la protección solar física y la química ¿Sabrías decir con cuál de los dos métodos actúa tu protector habitual? Los filtros químicos, los más frecuentes en la cosmética tradicional, están compuestos de moléculas que absorben los rayos UVA y UVB y llegan hasta las capas más profundas de la piel, su composición sintética es poco densa pero tienen el inconveniente de poder provocar intolerancias y alergias en la piel. Cuando los utilizamos, penetran en nuestro organismo componentes como el octylcrylene, el octinoxate o el oxybenzoneotros, que mayoritariamente componen estos productos.

Por su parte, los filtros solares físicos son la alternativa natural y sin tóxicos para la protección solar. Contienen micropartículas que actúan como pequeños espejos, con efecto reflejo impidiendo que la piel absorba esa radiación solar. Su textura es más densa que la de los filtros químicos pero la ventaja es que los rayos de sol no penetran en el organismo y, además, los ingredientes son orgánicos y saludables.

Productos cosméticos con una 2 vida ante el #DíaMundialdelReciclaje - Gastronomía y Moda
Natalia Olmo, fundadora de Maminat.

“Para mí el mejor protector solar es el que tiene un filtro solar físico, porque no penetra en la piel sino que deja una capa sobre la misma y no daña a la fauna marina”, reconoce Natalia Olmo, experta en cosmética natural y fundadora de Maminat. Además, añade, «la cosmética tradicional lleva componentes derivados del petróleo, parabenos y siliconas. Es decir, sustancias hidrosolubles, que nuestro organismo no elimina y acaba acumulando en nuestros órganos, el hígado, o el riñón, especialmente”. La doctora Alejandra Olmo comparte la misma perspectiva. Para ella, «la cosmética natural resulta más efectiva que la tradicional y, especialmente, en el ámbito de los protectores solares”. “La mayor parte de las cremas solares que encontramos en el mercado poseen ingredientes tóxicos altamente dañinos”, señala. Una protección, la del filtro físico, especialmente indicada para pieles sensibles y también grasas, ya que a pesar del falso mito de que las cremas más untuosas son las menos aconsejables para estas últimas, lo que realmente debemos evitar es que contengan ingredientes comedogénicos.

La pregunta es clara: ¿Puede un protector realizado solo con elementos naturales tener un efecto protector suficiente o igual a uno realizado a base de productos químicos? “Exactamente el mismo”, reconoce la doctora Alejandra Olmo.

La crema solar facial y corporal Maminat, de factor 50, contiene solamente elementos naturales que promueven y estimulan las funciones naturales de la piel. Incluye aloe vera y dos ingredientes, óxido de zinc y dióxido de titanio, que resultan fundamentales para crear la barrera de protección, ambos considerados saludables porque no son absorbidos por el cuerpo. La cosmética natural de la firma no tiene tóxicos en su composición. “Nuestro protector solar es biodegradable, 100% ecológico y sostenible”, apunta Natalia. “El ingrediente base es el aloe vera, que ayuda a combatir el envejecimiento de la piel. Tiene filtros físicos que no penetran en el organismo y protegen igualmente de los efectos nocivos del sol y además no deja la piel blanca porque cuenta únicamente con pigmentos vegetales y minerales”, concede. Resulta evidente. No tenemos que renunciar a la tumbona, ni a los paseos a la orilla del mar ni a las actividades al aire libre. “Todo en su justa medida y sin excesos. Buena protección solar y ya está”, reconoce la experta en belleza.

Moda/Tendencias/Belleza – Directora Adjunta de Gastronomía y Moda@m_sdelmonte.

Página web: https://maminat.com/

Comments are closed.